miércoles, 1 de diciembre de 2010

FORMAS DE CONSUMO :P

Nuevas recetas y nuevos ingredientes están convirtiendo la cocina en uno de los campos más versátiles de nuestra vida diaria. Si hasta ahora sólo te planteabas tomar la fruta como postre o merienda, mira todas las opciones que ofrece la chirimoya.
Además de ingerirla al natural, sin más, cortándola por la mitad y cogiendo la pulpa con una cucharilla, puedes acompañarla con zumos naturales: por ejemplo de naranja.
Las ensaladas de fruta y verdura son una opción con gran éxito, sobre todo en los días de calor. Los ingredientes de la tierra permiten cientos de combinaciones para sorprender a todos los gustos y paladares.
Podemos optar también por lo más tradicional, elaborar mermeladas caseras, mousse, purés o helados. Todo para saborear y beneficiarnos de una inmensa gama de sabores y nutrientes de la forma más natural y sencilla: con la fruta.
En el mercado

 La temporada ideal para conseguir chirimoyas en el mercado son los meses de invierno, ya que es en este periodo cuando madura y dispone de mejores sensaciones gustativas, olfativas y mayores porcentajes de propiedades nutritivas. Es aconsejable adquirir las chirimoyas cuando aún están algo verdes, ya que prosiguen su maduración una vez recogidas. Para encontrar las frutas apropiadas es necesario que presenten una piel sin imperfecciones y con colores verdes oscuros, aunque comenzando ya a aclararse. Se deberán evitar los frutos pequeños, pues es posible que contengan un mayor número de semillas, así como ejemplares que a simple vista muestren defectos o golpes. La conservación de las chirimoyas en casa resulta una tarea ardua y complicada, puesto que esta fruta no soporta temperaturas que bajen de los 8 grados,  perdiendo sus propiedades, mostrando oscurecimiento de la cáscara y transmitiendo texturas arenosas en la boca.
 Las chirimoyas se clasifican con diferentes denominaciones o categorías en el mercado, pudiendo ser:
Extra. Excelente calidad, coloración, tamaño y desarrollo típico de cada variedad. Frutos sin defectos.
Categoría I. De buena calidad con forma, desarrollo y coloración típico de cada variedad. Son admitidas ligeras imperfecciones que no alteran el aspecto general. Se incluyen frutos asimétricos.
Categoría II. Calidad media. Pueden mostrar defectos de coloración o forma, alteraciones y punteado de la epidermis que no superen el 10% del total del exterior de la fruta.
Categoría III. Ejemplares no clasificados en las anteriores categorías pero con la suficiente calidad como para ser consumidas.

 En la mesa
 La chirimoya se consume generalmente fresca, desprendiendo un rico e intenso aroma que precede a sabores dulzones y ácidos, definidos como una sensación que aúna las cualidades de piñas, peras y plátanos.
 Las piezas que se consumen en la Región de Murcia se utilizan gastronómicamente como postres en comidas y cenas invernales. El proceso resulta muy sencillo, ya que tan sólo es necesario cortar la pieza en dos porciones similares y, con una cuchara, comer el interior con cuidado de no tomar la piel y salvando sus numerosas pepitas.
También resulta un ingrediente ideal en postres como cremas, mermeladas, sorbetes, macedonias con otras frutas, batidos etc.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog